Il Ristorantino di Terra Lucana – Chascomús

No nos detuvimos demasiado en la laguna de Chascomús (iríamos luego) ya que era el mediodía del sábado y teníamos reserva para almorzar en un restaurante italiano muy cerca de la laguna. Puntuales como siempre, apenas “Il Ristorantino di Terra Lucana” abría sus puertas arribamos para disfrutar de una comida 100% tana.

Allí nos recibe Federico, su dueño, quien junto a su suegro inauguraron el restaurante hace cinco años, como un proyecto adicional a un conjunto de cabañas linderas, con una década de vida. Lo primero que pienso al llegar al ´pequeño restaurante´ (como sería la traducción) es que en realidad estoy en algún lugar de Italia, país que me encantaría conocer.

Las paredes están atiborradas de mapas, cuadros, bufandas con equipos de fútbol (enseguida me sale la periodista deportivo y busco los diferentes escudos), fotografías antiguas y hasta recetas de cocina… me copio la del limoncello que prepararé en alguna ocasión.

Nos sentamos en una de las mesas pegadas a las ventanas y diviso una huerta… ¡Es realmente como estar en una campiña italiana! En ese momento y mientras buscábamos diferentes lugares en un mapa de la pared, Federico nos cuenta un poco sobre la historia del lugar, el por qué del nombre -la tierra donde eran los antepasados de su suegro- y por supuesto la propuesta gastronómica.

Una de las particularidades de “Il ristorantino” es que no tiene carta impresa… los nombres de los diferentes platos se pueden ver en dos grandes pizarras ubicadas detrás de la barra-mostrador. Otra de las cosas que más me llamó la atención del lugar, es que la típica frase ´atendido por sus dueños´ no es una mera formalidad… los dos hombres se esmeran realmente en explicar las diferentes variantes del menú, y no solo eso, sino que se interesan por los gustos de los comensales para poder recomendarles algo que seguro les encantará.

Nos sirven un antipasto vegetariano compuesto por varias delicias: aceitunas verdes y negras, alubias y garbanzos, pasta de berenjenas, berenjenas al escabeche, pan de pizza, tortilla de verduras y una riquísima bruschetta de tomate, queso y albahaca (de la huerta).

De primer plato, Federico nos recomienda dos de sus platos estrella. Por un lado, los tortelli Mantovani, una receta del norte italiano. Se trata de unas pastas rellenas terminadas en punta teñidas con hongos de pino y rellenas con calabaza, membrillo, amaretti y almendras. ¡Amantes de lo agridulce… no duden en probarlo!

El otro plato eran unos Strascinatti Renato (en honor a un cocinero de la famosa Casa Artusi que los visitó desde Italia). Una pasta alargada con una riquísima salsa hecha con todos ingredientes de la huerta: tomates cherry, albahaca y perejil. ¡Una total delicia!

Tras un ´buon apetito e piatto pulito´ (buen provecho y plato limpio en la traducción), disfrutamos del almuerzo mientras el ristorantino se llenaba de comensales, muchos de ellos moteros y otros turistas que habían recibido muy buenas recomendaciones del establecimiento.

Le hicimos caso con eso del ´plato limpio´ porque no quedó nada de lo rico que estaban las pastas, sin dudas caseras. ¡Y todavía nos faltaba el postre! Ya que habíamos innovado bastante con la comida, preferimos algo dulce típico: el tiramisú (uno de mis postres favoritos).

Charlamos un poco más con Federico y antes de irnos nos trae un ´digestivo´… pomeloncello y mandarincello hechos ahí mismo. Otra receta más heredada, como todas las que podemos encontrar en Il Ristorantino di Terra Lucana, un lugar donde el vínculo entre personas y sobre todo con los alimentos, es fundamental.

Il Ristorantino di Terra Lucana se ubica en la calle Roca 629, a solo 100 metros de la laguna. Abre de jueves a sábado al mediodía y a la noche y los domingos y feriados al mediodía.

Pueden leer la reseña del paseo por Chascomús haciendo click en el enlace.

Imagen por defecto
Mil Recetas Vegetarianas
Aquí encontrarás diferentes recetas vegetarianas para preparar fácil y rápido.

Deja un comentario