Ser vegetariano en… Florida – parte III – Orlando: Entre comida gourmet y Krusty Burger (veggie)

Orlando es sinónimo de Disney… Disney es sinónimo de Orlando: pero si bien una estadía en esta ciudad de la Florida tiene mucho de parques temáticos, también podemos hacer compras en outlets y hasta disfrutar de comida internacional.

Salimos de nuestro departamento en Delray Beach después del mediodía, ya que la idea era llegar al hotel a la tarde (el trayecto en auto desde allí es de aproximadamente tres horas, una hora menos que desde Miami). El alojamiento estaba muy cerca de Universal y era del tipo ‘motel’ de esos que se ven en las películas.

La primera noche en Orlando fuimos a cenar a un restaurante que nos habían recomendado, del tipo ‘gourmet’ donde los platos están muy bien decorados y si no pedís postre y te llenas con el pan, mejor será que tengas algo para ‘picar’ en el hotel. En mi caso, pedí una ensalada con queso brie, remolachas y rúcula… menos mal que también ordené una polenta que venía en una cazuela muy linda, sino, el estómago iba a empezar a crujir antes de salir del restaurante. Y para el postre, un helado muy bien presentado también.

El hermoso postre decorado del restaurante gourmet en Orlando.

El primero de los parques que visitamos fue Magic Kingdom, como para empezar con el ‘plato fuerte’ de esta estadía de cuatro días en Orlando. Pero antes, el desayuno en el hotel, muy bien surtido con frutas, yogur, panes, cereales y café de todo tipo. Lo bueno es que a los parques se puede llevar agua, sandwiches, frutas, barras de cereal o lo que desees comer sin problemas.

Y dentro de ellos, hay muchas opciones para comer algo a cualquier momento: helados, chocolates, café, sandwiches y un gran etcétera. Por ejemplo, nosotros tomamos un café en un bonito Starbucks decorado como ‘antiguo’ muy lindo. Para almorzar, habíamos llevado unos sandwiches de queso, tomate y lechuga, así ahorrábamos un poco. Para cenar, estábamos tan cansados al llegar al hotel que pedimos un delivery de pizza a la habitación. ¡Habíamos caminado mucho!

La cafetería ‘a la antigua’ en realidad era un Starbucks… ¡Hasta los camareros estaban vestidos en composé!

Al otro día nos ‘tocaba’ Universal, claro está, después del desayuno obligatorio en el hotel. Al igual que Magic Kingdom, se puede ingresar con comida y bebida sin problemas. Para el almuerzo, entramos en el Bar de Moe y nos pedimos unas papas fritas (fries), unos nachos y una cerveza, que el mismísimo Moe nos sirvió en la barra.

Poco después comimos unos pretzels en Auntie Anne’s (me volví fanática de ese snack caliente que viene con queso untable) y mucho agua en todo el camino, aunque fuimos en septiembre, hacía bastante calor. Antes de dejar el parque, volvimos a Springfield para cenar al mejor estilo ‘yankee’ (o sea, a las 6 de la tarde). Me pedí una Krusty Burger vegetariana, de legumbres, con unas fries y me sentí como Lisa… “no vives de ensalada, no vives de ensalada” retumbaba en mi cabeza cuando regresábamos al hotel tan cansados que solo tuvimos energía para una ducha y tirarnos en la cama a dormir.

La Krusty Burger (veggie) que disfruté en mi paseo por Springfield – Universal.

El tercer día en Orlando fue un poco más tranquilo… nos levantamos un rato más tarde (antes de que se terminara el horario del desayuno) y decidimos ir a un outlet que quedaba bastante cerca del hotel. Más allá de las compras -que no vienen al caso en esta crónica- lo importante a destacar es su patio de comidas. Si bien es un poco ruidoso, como en todo mall, hay varias opciones para elegir. Yo me decidí por unos burritos mexicanos veggies, con guacamole, frijoles, arroz y algunas verduras.

Después de recorrer el mall, volvimos al hotel y buscamos un sitio donde cenar temprano, ya que al otro día nos quedaba el tercer parque por visitar. A pocas cuadras había un restaurante hindú, de estilo buffet, donde pudimos disfrutar de algunas comidas no tan picantes (para ellos) y con mucho sabor a curry. Suponemos que la comida era excelente además porque había muchos hindúes comiendo y esa es una clara señal de calidad…

Cuarto y último día en Orlando: el parque que nos faltaba (al menos entre los más conocidos) era Animal Kingdom. Desayunamos bien temprano y nos fuimos en seguida del hotel para poder llegar apenas abría sus puertas, ya que la idea era de allí emprender el regreso a Delray.

A media mañana nos tomamos un café en el famoso Rainforest Café y para el almuerzo, elegimos un restaurante donde vendían ensaladas y podías comer bajo techo con una decoración muy bonita, bien al estilo selvático del parque. Alrededor de las 4 de la tarde tomamos la carretera que nos llevaría a nuestro departamento, no sin antes detenernos en los famosos ‘plaza’ donde se puede cargar nafta, ir al baño y comer algo. Entre todas las opciones de ‘snacks’ yo elegí un pretzel de ‘mi amiga’ la tía Anne.

El restaurante donde comimos en Animal Kingdom, muy selvático pero ideal para alejarse un poco del calor.

Y así terminaba mi experiencia de ser vegetariana en Orlando, donde no tuve demasiados problemas para alimentarme y sobre todo hidratarme por el sofocante calor.

Imagen por defecto
Mil Recetas Vegetarianas
Aquí encontrarás diferentes recetas vegetarianas para preparar fácil y rápido.

Deja un comentario