Si querés llorar… PICA CEBOLLA

Hoy vamos a hablar de una de las GRIETAS más famosas de la cocina. ¿Cebolla SI o Cebolla NO?

No estoy hablando de propiedades nutricionales ni si le da un gusto especial a las comidas, sino del acto de PICAR cebollas. ¿Te gusta o preferirías mirar una novela de la tarde para llorar de verdad?

 

Cuando picas cebolla tenés esa sensación de impotencia tan grande que a veces decís… ¿por qué no le pongo otra cosa al tuco o a la tarta?

 

Existen diferentes técnicas para supuestamente NO llorar con la cebolla. Por ejemplo dejar la canilla abierta (no la uso para no derrochar agua) o mantener un sorbo de agua en la boca mientras la cortas. Otras personas la sumergen en agua caliente para “quemarla”.

 

Pero la malvada nos hace llorar también después de picarla, cuando la salteamos o rehogamos… entonces no nos queda otra que dejar un pañuelo o servilleta a mano, abrir la ventana o irnos de la cocina durante media hora.

 

Yo encontré otra técnica que si bien no evita que llores con la cebolla, al menos no te hace pasar por ese mal momento todos los días. Y es… ¡picar toda la cebolla de una vez y para siempre! jajaja (y separar en porciones para las comidas de la semana).

 

¿Conocés alguna técnica para no llorar cuando se pica cebolla? ¿Te gustaría compartirla así nos ayudamos entre todas?

 

PD: Ya está abierta la preinscripción para el Taller Amigate con la Cocina – Edición Agosto. ¡Para que puedas aprender muchas técnicas de cocción, lavado, compras, planificación y más!

Anotate en este formulario para recibir más información.

Imagen por defecto
Gisela P

Deja un comentario